La vuelta de Caronte

El ser humano, egoísta y pretencioso, ha jugado a ser Dios desde el principio de sus tiempos, intentando controlar los ciclos naturales y los designios del Oráculo. Primero fue el impago del óbolo de Caronte, queriendo retrasar lo inevitable. Después vino el destierro del barquero para eludir los dominios de Hades. Pero el hombre ha olvidado que todo tiene fecha de caducidad, que los tiempos han de cumplirse y que intentar romper los ciclos solo conduce a una agonía recalcitrante.

Es el momento de reclamar la vuelta del barquero, que todas aquellas ideas que ahogan, incluso desde la ignorancia, puedan seguir su camino. Un insólito mundo debe florecer. Lo nuevo ha de sustituir lo inservible. Esa es la cruel, pero necesaria Ley.

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*